Amalia

Amalia. Mi mejor maestro.

Debió de ser el invierno en el que la OMS declaró erradicada la viruela. Enredada en mi bufanda de lana y apretando el abrigo sobre el uniforme obligatorio, intentaba  mantener el equilibrio, riendo cuando mis botas resbalaban sobre la nieve o el viento me arrancaba el paraguas y no conseguía alcanzarlo. 

Según recuerdo, al girar la esquina emergía el colegio y, en la puerta, la hermana Amalia. La veía grande, sabia, justa, protectora. Pero, al mismo tiempo, su juventud y cercanía transmitían esa frescura que solo surge de manera espontánea. Casi puedo escuchar la algarabía en el patio cuando, divertida, se unía a jugar al balón quemado,  reforzando con su presencia el sentimiento de pertenencia a la clase de tercero A, que sabíamos destacada sobre la de tercero B.

El colegio es un momento importante en el juego de la vida. En la rugosa pizarra, a través de la mirada con la que se descubren los grandes referentes, la veía educar en valores y enseñar sin imponer. Creaba, sin esfuerzo aparente, una atmósfera que abría mi disposición a aprender. 

Nunca olvidaré el día en el que inauguró la «biblioteca de la clase». Gracias a ello, pudimos llevarnos libros para leer en casa que nos regalaron entradas a nuevos mundos. Y con sus clases de escritura nos inspiró a jugar con las palabras, crear magia y compartir historias. 

Finalizó el curso y no volví a saber de ella. 

Rendirle este pequeño homenaje me sirve de pretexto para extenderlo a los docentes que entregan su tiempo para acompañar, incansables, a las generaciones a su cargo. 

#MiMejorMaestro

Zenda

by mae@dirigetutiempo.net

Rate this post

Leave a Reply