no tengo tiempo reloj de bolsillo

No tengo tiempo

Me recuerdo durante años repitiendo «No tengo tiempo, no tengo tiempo«.

Era como si el tiempo se escurriera entre mis manos.

Si me encontraba con alguien por la calle, aumentaba mi nivel de estrés porque «no podía permitirme» perder ese tiempo para conversar.

Y si tenía una fecha tope para entregar algo en el trabajo, hasta el minuto anterior lo estaba completando.

También recuerdo la sensación de estar buscando cosas que no encontraba: el móvil, las llaves, un informe, un mail…

A pesar de mis esfuerzos, al final del día tenía la cabeza llena de tareas pendientes, con un agobio importante por no tener tiempo, y me costaba relajarme incluso en mi tiempo de descanso.

Tras unos años de experiencia y organización, algo va mejorando y voy teniendo la sensación de que soy yo quien dirige mi tiempo. Ahora aparte de mi trabajo en gestión de proyectos, disfruto de tiempo de calidad para mi familia, y también para mis hobbies.

Quiero compartir algunos hábitos y formas de organizarme que me han ayudado a tomar el control. Espero que algunos funcionen en tu caso y te pueda ayudar.


Empezaré por el final:

Celebra tus logros

Tanto en mi trabajo como en mi vida personal, incluso en las épocas de más estrés, con cantidad de tareas que quería abordar, ¿qué hacía cuando terminaba una tarea? Tacharla mentalmente de la lista para poder rápidamente pasar a la siguiente.

Ahora he aprendido que cada vez que consigas completar algo que te habías propuesto, es bueno regalarte un momento de complacencia, un capricho o una felicitación. Los objetivos que nos ponemos y que hemos conseguido cumplir, se merecen nuestra recompensa.

Ahora sí, vayamos al principio:


¿Por qué dirigir tu tiempo?

Conozco empresarios que disfrutan gestionando su negocio, teniendo el control y siendo los artífices del cambio y la evolución. La satisfacción que sienten de hacer crecer su empresa hace que dediquen con gusto su tiempo a trabajar.

También conozco a muchas personas cuyo momento más preciado es cuando pueden dedicarse a actividades de ocio.

Sea cual sea tu caso, puedes querer dirigir tu tiempo para:

  • realizarte profesionalmente
  • ganar más dinero
  • aprender: cocina, un idioma, tecnología…
  • viajar
  • leer
  • disfrutar de un rato con tus amigos
  • pasar tiempo de calidad con tu familia
  • «dejar de ir corriendo por la vida»
  • reducir el tener estrés, las contracturas, el mal humor y todas esas cosas que nos provoca la falta de tiempo
  • SIMPLEMENTE PARA HACER LO QUE QUIERAS

¿Deseas poder llegar a conseguir una semana de 4 horas como en el conocido libro La semana laboral de 4 horas?

Si ese es tu objetivo probablemente debas prepararte para abordar GRANDES cambios en tu vida.

¿O deseas simplemente deseas tener algo de tiempo para ti? Entonces, probablemente será más sencillo.

Sea cual sea tu objetivo, veamos los primeros hábitos que te pueden ayudar:


La lista de tareas cuando no tengo tiempo

Tener una lista de tareas por hacer (la famosa «TO-DO List») ayuda a descargar la mente de obligaciones. Simplemente con dejar la tarea por escrito, podemos pasar a ocuparnos de otro tema, lo que resulta muy útil tanto para el trabajo como para la vida personal.


Prioriza

Seguramente no podrás hacer hoy todas las tareas que tienes pendientes.

Establece tus prioridades.

Reflexiona hasta tener claro qué es importante y márcate un plan de acción priorizado. Dedica un rato cada día a revisar lo que tienes pendiente, planifica y comienza a trabajar en lo más prioritario.


Divide y vencerás

Divide las grandes metas en objetivos a corto plazo y trabaja en iteraciones sobre estos pequeños objetivos.


Aprovecha tus horas más productivas

Habitualmente son las primeras horas de la mañana. Exprímelas. Estás a tope. Dedícalas a tu proyecto más importante, ese que aporta valor a tu empresa o a tu vida.


Protégete de las distracciones

Los 5 primeros minutos de una tarea son críticos. Hasta que no dedicas 5 minutos a una tarea, no te concentras completamente en ella. Probablemente luego eres capaz de motivarte y trabajar en ella durante horas.

Una vez que te has concentrado, te interesa que NADA NI NADIE  te distraiga. 

Por eso, antes de comenzar, aleja de ti las posibles distracciones:

  • Apaga el Correo Electrónico 
  • Silencia el móvil (y guárdalo donde no lo veas)
  • Pide que no te pasen llamadas
  • Avisa a tus compañeros de que no te interrumpan

Intenta crear hábitos de trabajo que permitan espacios de tiempo sin distracciones, y te sorprenderás de cómo mejora tu productividad.


Consigue ayuda

De todas las tareas de las que te encargas, seguro que hay alguna que no te aporta valor. Dedicar a ello tu tiempo impide que lo dediques a otras. 

¿Te puedes permitir subcontratar alguna tarea?¿Tienes acceso a un equipo de trabajo? ¿Hay algo de lo que haces que lo podría hacer otra persona bajo tu supervisión? ¿Puedes conseguir ayuda en casa?

Delegar es posible, es recomendable y te ayudará a crecer.


No hagas horas extras

Intenta realizar las tareas que te han o te has asignado en el tiempo previsto, sin tener que hacer horas extras. Y si ves que no vas a llegar a todo, ¡prioriza!


No vuelvas a decir «No tengo tiempo»

Poco a poco verás que puedes ir cambiando el «No tengo tiempo» por «Dirijo mi tiempo«.


Te invito a subscribirte a la newsletter de Dirige Tu Tiempo para recibir información adicional que te ayudará a gesionar mejor tiempo y conseguir tiempo para lo que quieres.

Leave a Reply